Este sí que es el sabio de Hortaleza


Soy de los que se les llena la boca cada vez que digo que me divierte mi trabajo. Es verdad. A veces más, a veces menos. El trabajo te deja, además, gente que vas conociendo por el camino. David es uno de ellos. Uno de esos con los que te sobran un par de copas y un plato de jamón al calor de una terraza de Hortaleza para abrirles la puerta de tu corazón. Con Sanz compartí, en la distancia, grandes momentos. Ahora acaba de parir. La criatura es exclusiva para adictos a los vídeojuegos, pero viendo quien ha puesto la semilla vale la pena. Sin duda.

No faltan dos frases míticas:
- ¿Estamos locos o qué?
- ¡Menuda farsa! (Siempre. Farsantes hasta el final)

Algún día coincidiremos de nuevo. No sé en qué, ni dónde, ni cuándo. Mientras, que te vaya bonito, Sapo.

1 comentario:

peter pan dijo...

Cierto, hasta los huevos.
Quizá algún día, dos grandes partidos políticos de éste país sean capaces de echarle narices al asunto y llegar a un acuerdo claro, transparente, cristalino.
Algo así como "al terrorismo ni agua y a los que recogen las nueces, tampoco".